- Salud

Fruto del monje: dulzura natural

Puede que recientemente hayas escuchado a alguien comentar sobre el fruto del monje, quizás te hayas topado con alguna publicación que lo alababa como la fruta de la longevidad, o sencillamente viste algunos empaques de Luo Han Guo o Monk Fruit en polvo en los anaqueles, pero realmente no tienes muy claro de qué se trata.

Pues bien, el Luo Han Guo o fruto del monje, proviene de las zonas montañosas de China y algunas regiones de Tailandia, donde se cultiva la Siraitia grosvenorii Swingle, una planta cucurbitácea familia del calabacín, la sandía o el pepino, que da origen a este fruto milenario.

El Luo Han Guo (Momordica grosvenorii Swingle), tiene múltiples propiedades curativas que han sido aprovechadas por la Medicina Tradicional China desde tiempos inmemoriales.

Pero lo más llamativo de este fruto de aspecto verde-marrón y forma ovalada, es su extraordinario sabor dulce.

Y es precisamente, su uso como edulcorante natural lo que ha traído el Luo Han Guo al mercado occidental.

Al secarse puede ser molido y una vez que está en forma de extracto en polvo no pierde sus propiedades cuando es calentado, por lo que puede ser usado para sustituir el azúcar regular en la preparación de postres y otros alimentos.

Sus propiedades naturales y bajos índices glicémicos ayudan a regular el azúcar en sangre, el colesterol, los triglicéridos, al tiempo que favorece el metabolismo.

Además, refuerza el sistema inmune mejorando las defensas del organismo ante diversas infecciones virales, mejora la función del hígado y reduce los síntomas de ciertas alergias e incluso el asma. No tiene efectos laxantes, no colabora en la aparición de caries dentales ni acarrea muchos de los otros efectos adversos del azúcar ni de los demás edulcorantes.

Ya sea que debe seguir un estricto régimen alimenticio por prescripción médica, o simplemente porque quieren bajar de peso, el fruto del monje es el edulcorante ideal para una dieta saludable.

No posee calorías, carbohidratos ni grasas, por lo que sirve como sustituto del azúcar tradicional sin tener que sacrificar el sabor propio de las comidas.

Por ejemplo, en el caso de la popular dieta keto o cetogénica, se ha extendido el uso del fruto del monje como edulcorante keto por predilección.

Incluso en la batalla del fruto del monje vs Stevia, se presenta como un gran contrincante que avanza con paso fuerte y cada día gana más adeptos.

Pero no sólo ayuda a la prevención de la obesidad, porque más allá de su función como edulcorante, también aporta otros beneficios para la buena salud, lo que le ha ganado el apodo de “fruta de la longevidad”, gracias a la importante concentración de Vitamina C que estimula la producción de colágeno y mantiene la lozanía de la piel.

Para utilizarlo como edulcorante, no es necesario recurrir a una tabla de equivalencias del fruto del monje en polvo, pues se maneja en iguales cantidades que el azúcar. Es decir, 1 cucharada de fruto del monje en polvo equivale a 1 cucharada de azúcar.

Referencias

  1. Food Insight. EVERYTHING YOU NEED TO KNOW ABOUT MONK FRUIT SWEETENERS | foodinsight.org
  2. Josh Axe. MONK FRUIT: NATURE’S BEST SWEETENER? | draxe.com
  3. Drugs.com Herbal Database. LUO HAN GUO USES, BENEFITS & DOSAGE | drugs.com

Deja un comentario