- Negocios

¿Cómo llegar a Aranda de Duero? Entérate aquí lo fácil que es visitar la región vinícola

Enclavada en el sur de la provincia de Burgos, en la comunidad autónoma de Castilla y León, al norte de la península Ibérica, se encuentra la villa de Aranda de Duero. Atravesada por su río homónimo, el cual le da su singular forma de hermosos valles, esta comarca ofrece los mejores viñedos de España.

Dada la calidad de la plantación de vides, los vinos elaborados en esta región reciben la Denominación de Origen (D.O.), marca que lo distingue por las características únicas sobresalientemente de otros licores de Baco.

Aranda de Duero posee un amplio desarrollo en lo que se refiere a la  viticultura y vinicultura. El cultivo extendido de la “Uva Tempranillo” o  también conocida como cencibel, da como resultado un excelente vino tinto con cuerpo de España.

La villa posee una extensa red de bodegas de tiempos medievales, en donde se acopian las cosechas de vino. Estos almacenes construidos en su mayoría entre los siglos XII y XVIII, ofrecen condiciones únicas para la maduración del licor de vid

Si eres seguidor de Baco debes embárcate en la aventura de conocer la localidad vinícola de Burgos. Organiza con tus amigos o familiares una ruta del vino, que te lleve a conocer viñedos, bodegas, restaurantes y las tradicionales catas que ofrecen esta maravillosa región.

El cómo llegar a Aranda de Duero es muy fácil. Si te encuentras fuera de España o inclusive desde la mismísima península ibérica, puedes tomar un tren hasta Valladolid y luego en auto, en un recorrido de alrededor de una hora encontraras tu destino. Asimismo tienes cercanos los Aeropuertos de Villanubia y de Burgos.

Si lo tuyo es ir en grupo, el cómo llegar a Aranda de Duero tiene solución: renta  un bus. Estos servicios de alquiler, ofrecen trayectos directos con viajes diseñados por ti mismo. Olvídate de pagar gasolina, peajes o de parquear el coche. Empieza a disfrutar de tu ruta del vino desde el primer momento y disfruta de la hermosa región vinícola arandina.

Deja un comentario